Entradas

Para perder grasas…¿¿cardio o HIIT??

AGM Entrenadores

Hasta hace pocos años la manera tradicional para perder grasa era la de realizar trabajo de cardio (LISS, entrene a baja intensidad), pero otro modo que poco a poco le ha ido ganando terreno y ha conseguido efectos similares ha sido el trabajo interválico de alta intensidad o HIIT.

¿Entonces qué es mejor, el trabajo de cardio o de HIIT para quemar grasas?

No deberíamos de dar un ganador, sino que depende más bien de nuestras características y nuestro nivel de condición física. El HIIT ayuda a quemar grasas, cierto, y también mejoramos la resistencia, pero tiene como contra que, bajo mi punto de vista, requiere de cierta condición física o no eres capaz de aguantar esas sesiones de entrene, esas cargas. La intensidad de estos entrenamientos es muy alta, y si encima tenemos sobrepeso, y nuestros músculos, huesos y articulaciones no están muy entrenados tenemos grandes riesgos de lesión.

La característica principal de HIIT es que no sólo quemas calorías mientras haces la actividad, sino que aceleramos nuestro metabolismo durante unas cuantas horas debido a la intensidad, lo que permite que se sigan quemando grasas aún habiendo terminado el trabajo. Además de esto, hacer HIIT aumenta la cantidad de mitocondrias, con lo que la capacidad de quemar grasa se hace mayor a lo largo del día.

Con el cardio el metabolismo vuelve a su estado natural (basal) con mayor rapidez y durante el ejercicio la cantidad de grasa quemada es mayor que haciendo HIIT y además es menos lesivo, más fácil de realizar sus sesiones y sin necesidad de presentar un estado físico inicial alto.

Pero lo que se todavía no se tiene claro es si a la larga la “batalla” entre cardio y HIIT da por vencedor a uno o a otro. Yo aconsejo, si lo que pretendes es perder peso, que empecemos haciendo cardio unos 3-4 días a la semana, haciendo entrenamientos que nos motiven, nos enganchen. Así ganaremos resistencia y podremos introducir en el plan de entrenamiento sesiones de HIIT más adelante.

No tenemos que decantarnos por una u otra forma, combinar los dos métodos es apropiado, pero tengamos en cuenta que ninguno de los funcionará para quemar grasas si no cuidamos la alimentación y si no somos constantes en el tiempo.