La importancia de la motivación para entrenar.

Qué duro se hace el día a día de cualquiera de nosotros a los que nos gusta hacer deporte y lo compaginamos con el trabajo, la familia, los problemas, las lesiones…en ocasiones todos van sumando en contra y minan nuestra motivación para calzarnos las zapas, ponernos el bañador o subirnos a la bici. Da igual sea cual sea nuestro nivel, si somos populares o profesionales, sin motivación llegaremos a un abandono seguro de la práctica deportiva.

Y no debemos olvidar el clima, pues en días malos, de frío, lluvia o viento (o la combinación de todos) se nos hace muy cuesta arriba decidir salir a entrenar, pero hay algo que al final nos mueve y pese a todo, hacemos nuestro entrenamiento. Y ese algo se llama motivación.

 

Y por tanto debemos cuidar esa motivación y ¿cómo hacerlo? pues os dejo algunas claves que resultan de interés:

 

  • deberíamos empezar por buscar cuáles son los motivos por los que entrenamos.
  • en segundo lugar es importante que identifiquemos los beneficios que nos aporta entrenar. Desde los beneficios físicos hasta los psicológicos.
  • analiza las incompatibilidades que puede tener el hacer deporte con otras actividades de tu vida, como el trabajo o las obligaciones familiares, y busca las soluciones.
  • organiza bien tu tiempo y verás como resulta más sencillo entrenar.
  • busca un entorno que te asegure el poder llevar a cabo los entrenamientos, pues si ir a entrenar resulta demasiado complicado, día a día te costará más el salir.
  • intenta entrenar con compañeros, te ayudará en esos días en los que la apatía y la desgana están presentes.
  • busca objetivos que sean realistas para ti y que puedas ir cumpliendo.

 

La motivación es necesaria, con ella incrementa nuestro compromiso con el deporte que tanto nos gusta practicar. Cuanta más motivación tengamos mejor disposición para entrenar tendremos, cuidaremos más la alimentación y no nos saltaremos los entrenes. Pero cuidado con pasarnos de rosca, a ver si por exceso acabamos sobreentrenándonos y perdemos más que ganamos. Hay que tener siempre presente que el descanso es parte de un plan de entrene, que es necesario y que son los días en los que mejor asimilamos todo el trabajo que estamos realizando.

 

Cuidemos nuestra motivación y será más fácil el seguir disfrutando de lo que nos gusta. Y recordad…¡Salud, entrene y Rock&Roll!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *