El estancamiento en nuestros entrenamientos

AGM Entrenadores - Kike Trull

Una de las situaciones en las que nunca queremos encontrarnos los que practicamos deporte es la de llegar a un estancamiento en nuestros entrenamientos. Siempre queremos ser más rápidos, más fuertes, más resistentes o más flexibles, pero esto no siempre lo conseguimos y puede ser o bien porque hemos alcanzado el punto máximo en esa capacidad o bien porque no estamos haciendo lo correcto para mejorarla.

De las dos consecuencias que comento está claro que si hemos alcanzado nuestro umbral poco más que mantenernos ahí podremos hacer. Físicamente hay unos límites y tenemos que aceptarlos. En cambio en muchas ocasiones el estancamiento puede deberse a un mal planteamiento de nuestros entrenamientos. Debemos buscar una continua estimulación en los ejercicios que realizamos para que nuestro cuerpo responda a este cambio y pase a un estado de mejora en esa capacidad.

Cuando nos acostumbramos a una determinada rutina de entrenamiento lo primero que notamos es que esa actividad que estamos haciendo ya no supone un esfuerzo para nosotros, ya no cuesta trabajo hacer esos ejercicios. Dejan de ser un reto y se convierten en monótonos y aburridos. Es en este momento cuando debemos buscar nuevos estímulos para seguir evolucionando y mejorando, deberemos cambiar los ejercicios que hacemos o aumentar la dificultad de los mismos, aumentando las cargas e intensidades.

Es necesario que escuchemos nuestro cuerpo y hagamos caso de esos indicadores que nos muestran que no evolucionamos. Podemos evitar estancarnos, tan sólo hemos de buscar un cambio y nuevos estímulos en los entrenamientos.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *